¿Quién me ha librado del estado de incomodidad y de inseguridad que tan bien albergaba para llevarme a los términos de la beatitud? ¿Quién ha osado poner una semillita de la redención en mí y ha regado ferviertemente para mí y por mí?

Cierto es que seguir a un lider te hace partícipe, te encuentras de repente como parte de algo más grande, incluso más grande que tú. Eres importante y necesario, te hacen sentir especial y exclusivo. Eres todo eso y además, sin ellos, no lo eres. No te lo van a decir directamente por supuesto, sino de forma velada y sutil. Te hacen sentir que te falta algo, que estás incompleto si no lo consigues. Que necesitas tal o tal terapia. Te pueden decir que estás perdiendo la dirección de tu vida… Que estés atento aquí y allá y tengas cuidado con tal asunto de tu vida… Te duermen en interminables horas de una charla soporífera, literalmente.

Y viniste a esa gente porque te sentías solo, abandonado, con carencias afectivas o de amistades y con un deseo innato espiritual o un anhelo de mejorar los aspectos de tu vida por ejemplo.

Y ya estás de repente enganchado/a a su dinámica; diferente, distinta de la de los demás mortales. Tú ya formas parte de una `institución´ importante, muy importante, te hacen creer. Poco a poco o a pasos agigantados empiezas a diferenciar, a clasificar los que estáis dentro de los otros, que no son tan necesarios y útiles, que piensan diferente: ” pobres de ellos, que están en peligro”.

Se meten con tu familia, con tus amigos, tu economía, tu trabajo. Pueden ofrecerte algún negocio piramidal, a mí me lo ofrecieron. Sí, de esos que prometen el oro y el moro y es una metedura de pata, un total fracaso de embergadura; una patraña. Y encima te dicen que si no ganaste nada o muy poco o no lo suficiente para recuperar tu dinero, al menos sirvió para limpiar conciencias, que estos negocios han venido para eso. Ja!

A todo esto y ya con la distancia de todo lo que saben sobre ti, con el trabajo de investigación, y la relación en el tiempo que has mantenido con ellos, te pueden considerar el elegido para desempeñar una labor de notoriedad. Involucrarse en un sentido superior hacia ellos y hacia los `demás´ es una cuestión de tiempo. La forma de desarrollarse dentro de la institución es darse a los demás, conseguir adeptos, trabajar, dar el diezmo…

¿Y Todo Porqué?

Porque les entregaste tu Poder Personal. Porque dejaste que otros decidieran por ti.

Nada más. Gracias.

Ricardo Arozarena