En el último artículo mencioné que explicaría como percibe cada persona de forma diferente en la formación de registros akáshicos. Al igual que ningún curso es lo mismo, la forma de percibir es totalmente diferente para cada persona.

En la formación de registros ponemos a prueba nuestros sentidos, ya sea con un ejercicio visual, auditivo, o de lectura. Primero desconectados y luego con la conexión akáshica para ver la diferencia y hallar nuestro sentido más desarrollado en el campo akáshico.

Las percepciones que encontramos en alumnos son :

Sensorial y Auditivo : Muchos de ellos llegan a sentir el estado de conexión con la música, les ayuda a profundizar en su corazón y sienten como la energía amorosa que les proporciona la música les ayuda a conectar con su propio ser.

Visual : Mejora la capacidad de atención y aumenta también la capacidad de intuición, pero de una forma totalmente amorosa, recordad que en el akasha no existe el juicio. Si juzgamos estamos proyectando y eso es EGO. En las actividades de lectura (recientes en el curso) llegamos a ver mensajes que nos atraen, como si nos quisieran decir algo, incluso en algunos casos es un aprendizaje que puede ser momentáneo o pasado un tiempo ver y entender su significado.

Olfativo: Para mí, el más curioso, es el menos habitual de todos, ya que en mi larga experiencia en la formación, he visto pocos casos. Por lo que me comentan los alumnos que perciben por el olfato, suele ser un olor conocido que los relaja y a su vez entran en conexión.

En el primer curso ya podemos ver cual será nuestro punto fuerte a lo largo de nuestro aprendizaje. Se pueden llegar a desarrollar mucho a medida de lo que trabajamos con registros.

Hay muchas maneras de percibir y de superar nuestros bloqueos, pero con los registros akáshicos todo parece un juego de niños. Tan fácil es ver, reconocer y hacer las cosas bien, que nos complicamos la vida nosotros mismos, recuerda que uno atrae lo que transmite.

Yo transmito akasha y atraigo felicidad.

Tu que atraes y transmites?