FALSAS EXPECTATIVAS
Cuando nuestro deseo es que las cosas salgan como queremos, que las personas hagan lo que nosotros deseamos estamos CREANDO EXPECTATIVAS.
Creer que el exterior nos da la felicidad o nos produce sufrimiento es una visión muy infantil de la existencia.
Creer que el otro va a hacer un milagro para que dejemos de sufrir, para liberarnos del sufrimiento pertenece al mundo de “Pini pon”.
En Amatista dedicamos nuestra vida a acompañar a que las personas puedan ver más claramente como resolver sus propios problemas que les están creando consecuencias en su salud física y emocional. Este trabajo es muy delicado porque algunas personas nos han situado en un lugar fantástico e imaginario. La terapéutica, casi como fuera hija de la filosofía budista, practica la escucha profunda de quien está experimentando el sufrimiento. A veces el interlocutor pretende que el terapeuta también experimente el sufrimiento, como un niño malcriado cree que si no sufre no puede ayudar o no le entiende, interpretándolo como FRIALDAD por parte del terapeuta si no llora como el que sufre. Por supuesto, la pena no es un sentimiento sano. Como decía alguien llamado Budha, el “despierto. ”el dolor es inevitable; el sufrimiento es opcional”.
Al sufrir la persona experimenta diferentes estados que van desde el miedo, frustración, la rabia, el juicio hacia quien cree que le produce el sufrimiento. Pero no busquemos el agresor fuera de si mismos porque este está en nuestro interior. No culpemos de nuestras desgracias a la vida. Estas son el fruto de tus pensamientos y acciones.
Si la persona en la que hemos depositado nuestra confianza no cumple con nuestras EXPECTATIVAS le juzgaremos, haremos lo posible por hacerla sentir tan mal como nos sentimos, como si fuera una “pataleta infantil”, sin considerar las circunstancias de porque la otra persona no cumple con nuestros DESEOS Y CAPRICHOS.
Quien se ilusiona se desilusiona. La ilusión es falsa realidad. La realidad es una sola.Es la verdad. El sueño de querer que todos bailen al son de nuestra música es una ilusión. Creando paz en nosotros logramos paz en el mundo. Si en nuestra vida fallan las relaciones, la salud y nuestra armonía personal revisemos la calidad de nuestros pensamientos.
Jos Gayá
.