Levantarse cada día con alegría
dejar de lado los miedos y mentiras
porque entrar en la luz
es todo magia, actitud,
creatividad y sabiduría.

Lo primero es trabajar el interior
porque el Ego y los bloqueos
perjudican nuestra percepción.
Dejar la mente en blanco
y trabajar el corazón
porque el Akasha ha estado
siempre en nuestro interior.

Segundo es un nivel
del que no hay que preocuparse
ayudar a los demás y tirar para adelante.
Nos podemos mosquear
no frunzas el entrecejo
porque claramente estás
frente a uno de tus espejos.

Por eso el Akasha se ganó todo mi amor
en un plano amoroso
cambió mi alrededor.
Cuando el Ego llegó a ser mi aliado
Maestros, Guías y seres queridos
se presentaron a mi lado.

Tercero es primordial
no puedes ir de astuto
te puede dar lecciones
y cambios en segundos.
Hay que ser prudente
y volver a repetir
profundizar de nuevo
es la clave para fluir.

Llega la recompensa
ser profesional
que no es más que un certificado
que certifica tu habilidad.

Por eso el Akasha se ganó todo mi amor
en un plano amoroso
cambió mi alrededor.
Cuando el Ego llegó a ser mi aliado
Maestros, Guías y seres queridos
se presentaron a mi lado.

Maestros es lo que queda ser
impartir sabiduría vivida
en nuestra piel.
Aunque seas maestro
no dejas de aprender
sólo lo certifica
un alumno siempre vas a ser.

Desde lo más profundo de mi ser
con todo mi amor
maestro llegaste a ser
cuando conectó tu corazón.