Reiki a distancia?

 

En el método Reiki, a partir del segundo nivel, okuden, se está capacitado para transmitir reiki a distancia (enkaku reiki). O sea, a un lugar lejano, a kilómetros de distancia sin que el receptor esté al lado del practicante de Reiki.

 

Se suele utilizar en las ocasiones en que el receptor no se puede desplazar hasta donde está el practicante de Reiki. Hoy en día se ha frivolizado mucho esta práctica. Creo que por falta de entendimiento de quienes lo han enseñado y lo siguen enseñando de modo incorrecto. En muchas ocasiones se me pide reiki a distancia de una manera muy frívola y superficial. Quien lo pide cree que no requiere ningún esfuerzo de tiempo el hacerlo. No se considera que el practicante Reiki se tiene que dedicar un tiempo de al menos veinte minutos y dedicarlo a transmitirlo a la persona que estará cómodamente sin involucrarse con su proceso de sanación .

 

Uno de los mejores modos para actuar cuando nos pidan Reiki a distancia es acordar como si fuera una cita. La persona interesada nos llama a la hora que hemos acordado y se acuesta en la cama o en un lugar tranquilo, posiblemente en silencio. Después de terminar la sesión el practicante-emisor de Reiki le mandará un mensaje para que el receptor sepa que ha terminado. Por supuesto viene a ser como una sesión en presencia, notando las zonas donde se encuentra Byosen (origen de la enfermedad) y actuar de manera consciente con la energía vital para que fluya de nuevo la salud.

 

Lo más normal es hacerlo cuando la persona que requiere Reiki se acuesta por la noche y tendremos su nombre completo, su fecha de nacimiento y su dolencia escrito en un papel para centrar nuestra atención. No necesitamos concentrarnos en el contenido del papelito. Solo saber de quien se trata y de lo que necesita.

Necesitamos practicar con seriedad y no vulgarizar esta práctica para no disminuir su efectividad y su preciosa esencia.

 

También podemos aplicar la sanación emocional a distancia respetando también el mínimo de tiempo requerido dedicado a la sesión. Cuanto mayor es la dolencia, mayor es el tiempo que le tendremos que dedicar a la sesión.

Es necesario implicarse en los cambios personales (creencias limitantes, emociones tóxicas,….) que necesitamos hacer en nosotros para mejorar nuestra salud. Por muchas sesiones de Reiki que nos diéramos si no dirigimos nuestra vida con sabiduría no habrá mejoría.

Jos Gayá. Profesor de Reiki